Tribunal revoca medida cautelar y ordena detención provisional en caso de evasión

Publicado: Viernes, 19 de mayo de 2017

El Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito Judicial de la provincia de Panamá, del Sistema Penal Acusatorio (SPA), conformado por los magistrados Gladys Moreno, Yiles Pitti y Mauricio Marín, revocó las medidas cautelares impuestas por una juez de garantías y ordenó la inmediata detención provisional a dos presuntos autores en la fuga de un dominicano del Centro Penitenciario La Joyita, acusado por el secuestro y homicidio de cinco jóvenes chorreranos de ascendencia asiática.

Además, confirmó la medida cautelar de detención provisional, de un tercer sujeto, miembro de la Policía Nacional.

Pasada las 10:00 de la noche de este jueves 18 de mayo, en la audiencia que se realizó en la sala #2 de las Oficinas Judiciales del Sistema Penal Acusatorio (SPA) en Plaza Ágora, este Tribunal de Apelaciones, luego de 4 horas y media de analizar el Recurso de Apelación, decidió reformar la Resolución de 12 de mayo proferida por la juez de garantías, y explicó las medidas tomadas para cada uno.

En el caso del teniente, miembro de la Policía Nacional, cuya defensa particular es Adrián Alexis Calderón, el Tribunal consideró confirmar la medida cautelar de detención provisional, de acuerdo a los hechos investigados y la vinculación que se encuentra acreditada en los delitos de evasión, encubrimiento y asociación ilícita para delinquir.

Además, lo sustentaron en los informes que señalan al teniente como el encargado de la custodia del pabellón # 7, de máxima seguridad, del Centro Penitenciario La Joyita, en el momento del traslado de un sujeto de nacionalidad dominicana por áreas de seguridad sin grilletes y sin el protocolo correspondiente, que derivó en su posterior fuga. La decisión también fue motivada por las comunicaciones por celulares con el sujeto evadido, y el riego de pérdidas de evidencias.

La defensa del teniente, en su momento, solicitó se revocara la Resolución de Primera Instancia, y que fuera trasladado a la provincia de Chiriquí como depósito domiciliario o a la sede de la Policía en Ancón, y que continuara laborando en el ámbito administrativo sin portar armas, prohibición salida territorial y reportes periódicos.

Para los otros implicados, cuyos defensores públicos son Miguel Andrés Severino y Sergio Rosas Castillo, el Tribunal cambió la medida cautelar y decretó la detención provisional fundamentando su resolución en que la posible pena es mayor a los cuatro años y que hay fuertes vinculaciones de visitas, registros y entrevistas con el evadido. Además, que existe peligro de desatención del proceso, la implicación de actividades coordinadas que tuvieron como resultado la fuga y la existencia de indicios probatorios.

Estos dos sospechosos de los delitos de evasión, encubrimiento y asociación ilícita para delinquir, habían sido favorecidos con reportes semanales como medida cautelar ante la oficina del Ministerio Público, además de la prohibición de no acercarse a ningún centro penitenciario y la prohibición de salida del país, en vista que ambas personas se presentaron voluntariamente ante el proceso y no se encontraban en el lugar de los hechos el día que se dio a la fuga, a pesar de que fue acreditado nexos de llamadas con un celular, cuya señal provenía en su momento del Centro Penitenciario La Joyita, presuntamente con el ciudadano dominicano, hoy prófugo de la justicia.

Previamente, este Tribunal de Apelaciones escuchó las argumentaciones de la fiscal Elisa Arosemena, quien explicó como se dieron los hechos de la evasión, la logística en la preparación de los actos, vehículo utilizado, las comunicaciones por celular. En ese sentido, solicitó detención preventiva para todos los co-imputados por los fuertes elementos vinculativos y por existir riesgos procesales.

Los evasión se registró el pasado 28 de diciembre de 2016, cuando un sujeto de nacionalidad dominicana fue sacado de su pabellón #7, del Centro Penitenciario La Joyita, para cumplir con la tramitación de unos documentos para su abogado, que cumplía con una visita, eludió los controles de seguridad de este centro penal y se fugó.